Mesa de aperitivos de un baby shower

¿A quién se debe invitar?

Seguramente ya tienes una buena idea de a quiénes puedes invitar, pero lo ideal es finalizar la lista con la ayuda de los futuros papás, no vaya a ser que olvides incluir a una persona importante o invites a alguien que la mamá (o el papá) hubiera preferido excluir.

Si los futuros papás tienen familiares o amigos que viven lejos y no pueden venir, considera la posibilidad de incluirlos a través de una sesión de FaceTime o Skype. No olvides enviarles antes una invitación con todos los detalles.

¿Puede ser una fiesta mixta, con damas y caballeros?

¡Por supuesto! Aunque la mayoría de estos festejos son exclusivamente para mujeres, los baby showers mixtos son muy comunes entre los latinos, ya que representan una oportunidad más para convivir y pasarla bien entre parientes y amigos. Acuden desde los abuelitos hasta los más pequeñines.

El que los caballeros estén presentes tiene además varias ventajas: puede que varios de ellos se dispongan a ayudar con la barbacoa o carne asada, y a cargar cajas de bebidas. Y no faltará un chico que se ofrezca a ser el DJ de la fiesta. En cualquier fiesta latina ¡no puede faltar el baile!

Debido a que a las celebraciones latinas van casi todos los miembros de la familia, debes tener en cuenta varios aspectos. Por ejemplo, es recomendable organizar actividades no sólo para los adultos sino también para los niños y caballeros.

Si sabes que irán varios bebés y niños, pide prestado un corralito o una cuna para ponerlo en uno de tus cuartos y que los pequeñitos puedan dormir su siesta. Si el evento es en un parque puedes llevar una casita de campaña para que duerman ahí su siesta o simplemente descansen.

Pero a fin de cuentas, todo dependerá del tipo de fiesta que quieras organizar. Si se trata de una reunión entre compañeras de trabajo, por ejemplo, puede que los maridos se sientan incómodos.

¿Y las fiestas sorpresa?

Es verdad que este tipo de fiesta puede tener un gran impacto, pero antes de ponerte en marcha piensa muy bien cómo la vas a organizar. Para facilitarte la tarea, busca la ayuda de un familiar muy cercano (una hermana o cuñada de la futura mamá) que pueda orientarte a la hora de decidir las personas que invitarás, así como la hora y el lugar exactos de la sorpresa.

¿Qué clase de invitaciones debo usar y cuándo las envío?

Puedes comprar invitaciones, imprimirlas en tu computadora en papel decorado o enviarlas por correo electrónico, como te parezca mejor.

Además de incluir la información básica (qué, dónde, cuándo y las instrucciones para que los invitados confirmen su presencia), quizás quieras incluir el tema de la fiesta, si lo hay.

Si los padres tienen una lista o registro de regalos en alguna tienda, puedes mencionarlo en la invitación. Otra opción es ofrecer la información sobre los regalos cuando los invitados respondan a la invitación.

Parece mucho tiempo, pero si envías las invitaciones unas tres semanas antes de la fiesta, los invitados podrán asegurarse de reservar ese día. Además, tendrán tiempo suficiente para buscar el regalo perfecto.

¿Cuál será el “tema” de la fiesta?

Aunque no es indispensable, la elección de un tema para la fiesta te ayudará a organizarlo todo, desde la decoración hasta los regalitos o recuerdos que se les entregan a los invitados, y creará un ambiente divertido.

Normalmente, para la decoración se utiliza algún elemento relacionado con los bebés: cigüeñas, ositos, cunitas o algún popular personaje infantil como Hello Kitty.

Es bastante común que el color que se use para la decoración sea alusivo al sexo del bebé si se sabe con antelación (todo rosado o azul).

También puedes elegir algo relacionado con la cultura, intereses o gustos de los futuros papás. Por ejemplo, si vienen de un país tropical tal vez podrías organizar un shower con toques caribeños.

Los temas van más allá de la decoración y también pueden estar relacionados con el tipo de regalo que recibirá la mamá. Por ejemplo, existen los “baby shower de pañales”, donde se pide a los invitados que sólo lleven pañales como regalo.

Y en cuanto a los regalitos o recuerdos que se les dan a los invitados al final de la fiesta, estos se pueden confeccionar a mano (diminutas prendas de bebé tejidas a mano) o comprar ya hechos (figuritas de artículos de bebé como chupones o sonajas). Se usa que estos recuerditos lleven un listón o una tarjetita con el nombre del futuro bebé y la fecha en que se llevó a cabo la fiesta.

¿Qué tipo de actividades o juegos puedo planear?

Si van a estar presentes muchos niños pequeños, planea actividades o juegos para entretenerlos. Así, tanto los niños como sus papás disfrutarán mucho más de la fiesta. Puedes preparar simplemente un área con juguetes, rompecabezas, triciclos y pelotas.

Si en la familia hay uno o dos jóvenes responsables, pídeles que ayuden como niñeros. Dependiendo de la edad que tengan los niños, podrás prepararles una mesa de manualidades con un buen surtido de papel y lápices de colores, masilla o plastilina, pegatinas y materiales para artesanías.

Una de las tradiciones de los baby showers son los famosos juegos de adivinanzas relacionados con la embarazada y el bebé, como adivinar la circunferencia de la barriga de la mamá, o el sabor de diferentes papillas para bebés.

Abertura de regalos y cartas de agradecimiento

Además de la oportunidad de socializar y celebrar el embarazo de los futuros papás, uno de los principales eventos de un baby shower es abrir los regalos. Si algún invitado necesita ayuda para decidir qué comprarle al bebé.

Si hay varios niños presentes en el shower, es probable que algunos quieran abrir los regalos. Les puedes explicar que la festejada será la encargada de hacerlo pero que ellos pueden ayudar. Unos le pueden ir pasando los regalos a la festejada mientras que otros pueden poner los objetos en una caja grande designada para ello.En cuanto al envío de tarjetas de agradecimiento por los regalos recibidos, esta es una bonita y tradicional costumbre estadounidense y, además, es algo que muchos invitados esperan. Entre los latinos, sin embargo, las “muchas gracias” se suelen dar en vivo y en persona, acompañadas de una gran sonrisa y un fuerte abrazo, y la mayoría considera innecesario enviar tarjetas por correo.

Si crees que a la festejada sí le gustaría enviar tarjetas de agradecimiento, una sugerencia es que una de las organizadoras o una amiga tenga lista una libreta y lápiz cuando se abran los regalos. Allí podrá anotar quién le regaló cada cosa. De esa manera, cuando la festejada esté escribiendo las tarjetas, puede incluir una pequeña nota sobre el artículo recibido.

Una forma de agradar a todos es incluir una tarjetita de agradecimiento junto con el regalito o recuerdo que les entregues a los invitados. Puede ser algo tan sencillo como una barra de chocolate (hay compañías en Internet donde se pueden comprar chocolates con empaque que contengan mensajes personalizados y decoraciones alusivas a determinado evento).

Otra idea es enviar posteriormente por correo una foto del grupo de invitados con la embarazada, tomada durante la fiesta, escribiendo al dorso un breve mensaje de gratitud.